Una persona normal puede perder hasta 1,5 litros de sudor por la noche (también depende de la temporada).
La humedad y las proteínas presentes en el sudor penetran parcialmente en su colchón va a alimentar a las bacterias y los ácaros que se esconden en el interior.

Categorías: BLOG

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies